Los niños felices tienen altas posibilidades de triunfar día a día

 In Sin categoría

Los pequeños son de vital importancia para la sociedad, ya que ellos son el futuro para la construcción y mantenimiento de la misma. Por esta razón, es esencial que se les brinden las garantías para que los niños felices no sea solo un concepto y un deseo que como comunidad deseamos alcanzar, sino que pase a ser una realidad en la vida de estos y deje de ser una utopía.

Según estudios realizados, los niños felices, los cuales viven en un entorno de felicidad y bienestar, tienen más posibilidades de alcanzar el éxito, y desde pequeños empezar a construir un futuro próspero y totalmente positivo. Esto debido a que las personas que crecen en un ambiente propicio, tienden a ser más abiertas, extrovertidas, y presentan facilidad para proponerse metas y cumplirlas a pesar de las dificultades presentadas.

Por eso, los pequeños que crecen, se educan y se desenvuelven en un medio sano, tienden a ser personas seguras y con un carácter definido, en donde los valores priman para el forjamiento de la esencia del individuo. Por consiguiente, la educación del carácter del pequeño es vital para lograr la felicidad y el éxito. Por lo tanto, cuando la educación integral del individuo es prioridad, es posible formar niños felices, en donde el respeto por otros, y la responsabilidad en sus deberes y obligaciones, serán vitales para alcanzar los logros y ser personas íntegras.

Por otro lado, el poseer un buen y positivo carácter, ayudará a que las personas tengan relaciones sanas y provechosas, lo que les permitirá ser exitosos en diferentes áreas de su vida como es en lo profesional, en lo social, emocional y laboral; alcanzando así la felicidad y el bienestar.

La educación del carácter para lograr la felicidad, abarca diferentes aspectos como lo son:

  • Cognitivo: Más que brindar información, es ofrecer las herramientas necesarias para que los niños puedan conocer lo que está a su alrededor sin dejar de amar y hacer el bien a otros en todo momento.
  • Emocional: Este es de vital importancia, puesto que se les ayuda a los pequeños a comprender a que dar lo mejor de sí, trae resultados positivos; del mismo modo el controlar y canalizar las emociones efectivamente.
  • Conductual: Enseñarles a crear hábitos buenos y saludables, que les ayudarán a dar lo mejor de sí mismos, luchando y superando las dificultades que se les presenten en el camino.

Por lo tanto, la formación y la educación del carácter son primordiales en la vida de los individuos, para tener niños felices. Cualquier persona que haga parte del proceso enseñanza de los pequeños, debe tener en cuenta que en el mismo, deben estar involucradas 10 virtudes esenciales y fundamentales como:

  1. Sabiduría e inteligencia para aprender a distinguir entre lo bueno y lo malo.
  2. Ser justo en todo momento. Esto permitirá que el pequeño tenga respeto por la dignidad de cada persona, haciendo valer sus derechos, y dándole la dignidad que merece cada uno.
  3. Auto control y confianza. Es esencial enseñarles a los niños a que tengan amor propio, en donde pueden controlar sus frustraciones, sin dejar de amarse a sí mismos, y a los otros; buscando siempre el bien colectivo y común.
  4. Todo ser humano debe enseñar y poseer humildad para ser mejor, sin “pasar por encima de otros”; en donde la persona aprenda de los errores, a reconocerlos, corregirlos, y a vivir agradecido por el día a día, por lo que se tiene y por lo que no se posee.
  5. Amar a los pequeños. El amor les brindará confianza para ser receptivos a la enseñanza, a la comunicación y a entablar relaciones interpersonales efectivas.
  6. Dar ejemplo. No puede existir una educación efectiva del carácter para que los pequeños sean felices, sin que se les dé un buen ejemplo. Los niños siempre están observando, por lo cual el ser firme en las convicciones, ayudará a que crezcan con un carácter definido y no voluble.
  7. Conocer el ambiente en el cual los pequeños se desenvuelven. Para poder educar a los niños para que sean felices, es vital conocer los amigos de estos, su entorno y contexto para poderles enseñar lo que es bueno y malo, así como lo positivo de las circunstancias fáciles y difíciles que se les presenten.
  8. Formarles hábitos. El enseñarles hábitos y formarles los mismos, les ayudará a ser personas responsables y persistentes con sus responsabilidades, deberes, metas y objetivos que se les presenten en la vida.
  9. Educar la conciencia. Esta consiste en enseñarles valores morales esenciales que les permitirá diferenciar lo bueno de lo malo, para que escojan correctamente en la vida, y tomen buenas decisiones para ser buenas personas y ciudadanos.
  10. Buscar el desarrollo espiritual de los niños. Con esta se logra trascender en la vida de los pequeños, lo que les permitirá tener un sentido definido de la vida, ayudándoles a estar lejos de la desorientación.

Sin lugar a dudas, para atesorar niños felices, la escuela de la vida es primordial en ellos; en donde se les forje positivamente el carácter por medio de una educación integral que reúna las virtudes mencionadas con anterioridad, para que estos puedan anteponerse ante las adversidades para alcanzar el éxito, y ser individuos que aporten conocimiento positivo y efectivo a la sociedad.

Es por eso, que en Santa Alianza nos hemos propuesto formar niños que tengan un carácter definido y positivo, siendo individuos integrales que puedan ser felices en cada proyecto que emprendan.

Recent Posts

Leave a Comment

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text.

Start typing and press Enter to search