Cómo los proyectos sociales logran transformar al mundo.

 In Blog, proyectos sociales

La realidad en la que vivimos hoy en día, nos obliga casi que a ser pesimistas en cuanto a lo que a las futuras generaciones les depara. La santa Alianza de Bogotá ve con preocupación cada día más sociedades en detrimentos por tener cosas que no son indispensables para la vida, estudiando más para tener una profesión que les dé dinero, con el  objetivo  de tener casa, carro y  beca;  pero educándose menos para servir a los más vulnerados de nuestro país. Es aquí donde los proyectos sociales cobran tanta importancia pues no permiten ver algunas cosas que se han querido mantener en la oscuridad y que nos sensibilizan frente a lo que podemos hacer para mejorar el entorno de los demás para este caso los niños huérfanos.

Nuestra sociedad, cambiante y cada día más insensible, hace que perdamos toda fe en la humanidad. Hechos que nos hacen pensar donde está la misericordia y el dolor de la gente, donde puede estar el arrepentimiento, por tantas atrocidades que pasan con nuestros niños (as), adolescentes y jóvenes, situaciones que nos impulsan a trabajar por defender los derechos de nuestra población infantil, sobre todo con aquellos que hacen parte de un grupo muy vulnerable como lo son los niños en condición de orfandad y que además pasan de la edad de 8  años,  por diferentes circunstancias.

Es muy importante que entendamos que cada proyecto se convierte en una oportunidad para transformar nuestra sociedad, impulsar un cambio en las situaciones sociales y en definitiva mejorar la calidad de vida de muchas personas que se encuentran en condiciones vulnerables, sobre todo en aquellos países que como el nuestro todavía están en desarrollo. Los proyectos sociales, tanto privados como públicos, tienen un punto de inicio y una meta final, en donde los cambios deben ser evidentes, transformando recursos, generando bienes y servicios, creando bienestar y riqueza.

Para nosotros los proyectos sociales son muy importantes  pues son los que logran maximizar ese poder de transformar la realidad, ya que a través de ellos se logran atender las necesidades de los niños que son excluidos y que por lo general viven en condición de pobreza, en nuestro caso particular, niños y adolescentes en condición de orfandad. Con estos proyectos se genera mayor oportunidades de educación, salud, una infraestructura para que las personas que trabajan en el campo puedan acceder a los mercados y poner a la venta su producción. De igual forma se logra crear acueductos que lleven agua limpia a las zonas más remotas, electricidad, entre muchos otros.

Imaginemos entonces lo que logramos con un proyecto que nos permita cambiar la realidad de 1.350 niños en Colombia que no logran ser adoptados, porque son de mayor edad; el cambio que sufriría la vida de ese niño o adolescente sería sustancial, pues se le estaría dotando de oportunidades que mejorarían sus actividades diarias, como leer un libro antes de dormir y conciliar el sueño,  al sentirse, cuidado por personas que sientan amor por él y  su labor.

Sin embargo no hay que perder de vista que los proyectos sociales no pueden considerarse únicamente como los que logran proveer bienes y servicios, pues deben ir mucho más allá, pues a través de estos se debe incentivar la participación de toda la sociedad en un objetivo organizado, lo que crea vínculos mucho más significativos y poderosos que lo que podría lograr un par de tuberías o una infraestructura moderna. Lo mejor es lograr transformar los corazones de aquellos que más nos necesitan para que la felicidad llegue a ellos.

La pobreza es uno de los factores que más inciden en el aumento de la natalidad. Las personas en condición de vulnerabilidad por factores económicos tienen mayores obstáculos para acceder a una educación de calidad y por ende les cuesta tomar decisiones que sean correctas. Estos niños muchas veces vienen de lugares en donde la pobreza es pan de cada día y viven situaciones de las que nadie quisiera participar. Con nuestra ayuda esta población infantil logra tener mejores oportunidades y contar con una situación más favorable.

Lograr que la comunidad se involucre de manera activa es un verdadero reto, pero cuando se tiene un objetivo claro, resulta ser una labor menos difícil. Podemos lograr que los que se han visto afectados puedan encontrar una solución con quien pueda identificarse con ellos y su situación. Esto logra convertirlos en protagonistas de los procesos transformadores y lograr orientarlos en la dirección correcta con el fin de satisfacer las necesidades que existen. Participar en comunidad logra denotar cómo la unión hace la fuerza y lo que se puede lograr cuando actuamos encaminados hacia un mismo fin.

Para concluir, los proyectos sociales logran convertirse en un punto de encuentro donde los miembros de una comunidad, a través de acuerdos y trabajo mancomunado, logran transformar la realidad en este caso, niños y adolescentes que están esperando una oportunidad para ser parte de una familia, de hacerlos sentir orgullosos y de convertirse en seres funcionales e íntegros para la sociedad.

En Santa Alianza Bogotá busca un esfuerzo conjunto, como puedes contribuir con nuestro proyecto de “Apuéstale a la felicidad” te invitamos a navegar a través de nuestro sitio web, comprar a partir de un cm2 por el valor 3.000 pesos  e invitar a tu familia y amigos a que se unan  en la construcción de este hogar, para niños huérfanos.

Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search