Adopción en Colombia, un acto de amor

 In Sin categoría

El tema de la adopción en Colombia es cada vez más preocupante, la cifra de niños, niñas, adolescentes y jóvenes que no han sido adoptados y que continúan esperando una familia que los acoja en el seno de su hogar son desoladoras. Para el año 2015, de los 80.000 niños que esperaban ir a casa solo 1.148 lo lograron. Y las cifras oficiales muestran que aproximadamente desde el año 2012 los números comenzaron a decaer en contra de las oportunidades de los pequeños.

La dinámica de las personas en cuanto al tema de la adopción en Colombia, aunque no en todos los casos, pero si en varios, ha funcionado lamentablemente de manera equivocada. Algunos potenciales adoptantes creen equívocamente que querer adoptar un niño o una niña, es como ir al mercado y escoger el producto que más les satisfaga.

Es importante por ello que hombres y mujeres puedan comprender la adopción en Colombia, de otra manera. Adoptar un niño o niña, joven, o adolescente es una decisión que requiere mucha responsabilidad y ser pensada concienzudamente. A veces creemos erróneamente que el proceso de adopción va solamente en una vía, contrario a ello debe darse en doble vía. Los niños, niñas, jóvenes y adolescentes también escogen con quienes desean compartir sus vidas, sueños y alegrías.

Hay que sentir una conexión especial con esa personita que hará parte del hogar, y entender que todo se da en un proceso tranquilo y que debe tomar el tiempo adecuado. Aunque hay que tener en cuenta varios ítems para saber cuál es el niño o niña más adecuada para determinada familia, tomar esta decisión y aceptarla requiere de una profunda convicción llena de amor.

De la cifra enunciada al inicio cerca de 10.300  niños(as)  y jóvenes mayores de 7 años, no han sido adoptados. Algunas de las causas por las que estos niños no pueden hallar un hogar, son por ejemplo que ellos y ellas tienen algún problema de salud o porque están “muy grandes”. Y ni que decir, de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes que son parte de alguna etnia o que siendo varios hermanos no son tampoco vistos por las familias como una posibilidad de unas personas que desean amar y ser amados. Construir una nueva realidad. La realidad no miente y es que los niños y niñas que son mayoritariamente adoptados son los de muy corta edad.

Amar, es un sentimiento que se aviva en los seres humanos y que además solo se genera en nosotros. Y amar un hijo, quienes ya lo han sido y los futuros padres aseguran es un nivel inigualable.

Sin embargo, también entendemos que las posibilidades de estos niños y niñas se convierten más escasas con el pasar de los años. Otra de las razones es que cada vez más familias tienen menos posibilidades monetarias que les permitan darles a estos niños el futuro que deberían tener. En el que pueda garantizárseles el acceso a salud, educación, vestido, recreación entre otros.

En un mundo que cada vez va más rápido el tiempo con el que cuentan las personas adultas se reduce y hace que haya menos niños en los hogares. Menos niños biológicos y menos niños adoptados. Sin embargo, no podemos dedicarnos a decir que todo está mal o que nada avanza. Porque también podemos decir que han existido niños y niñas que han conseguido un hogar y ahora están siendo felices e incluso ya se han convertido en adultos felices.

No se puede desconocer que en Colombia existe una política sólida para que estos menores o jóvenes y adolescentes puedan ser adoptados, pero sobre todo para estar seguros que irán a hogares en donde les brindarán todo el afecto y las oportunidades que se merecen. Una política que va encaminada al restablecimiento de los derechos de cada una de estas personitas, a las que a tan corta edad ya les han sido negados.

Así que a estas alturas podemos hablar de que la adopción es una acto que nace en los padres, pero que se convierte en una acción jurídica que se da por medio de un juez y en el que se da por sentado un vínculo entre dos personas, en este caso el niño o la niña y el adulto idóneo para recibir a esta personita.

En ocasiones, también podemos entender que no puede ser posible adoptar a un niño a una niña, o en otros casos a un joven o adolescente por muchas razones. O que se quiere contribuir pero de manera espontánea. Por eso en la Asociación Santa Alianza Bogotá brindamos la posibilidad de darle oportunidades a éstas personitas que han llegado a nuestros caminos.

“Yo le apuesto a la felicidad” es un proyecto desde el que hemos querido trabajar el desarrollo sostenible como una solución para la vida de ellos. Por ello, queremos invitar a muchos colombianos, colombianas y personas que desde otros países conocen esta iniciativa, a que hagan parte de la felicidad, apostándole a nuestro proyecto, el cual tiene como objetivo central proporcionar un hogar lleno de amor, brindando las herramientas necesarias para su desarrollo integral.

Muchos se preguntarán ¿Por qué hacer esto? Porque estamos convencidos ante las desoladoras cifras que hemos expuesto en este blog, que éstas personitas pueden ser hacedores de nuevas sociedades. Podemos guiarlos y darles una y mil oportunidades de convertirse en los gestores de nuevas  familias, que construirán una nueva sociedad en donde las oportunidades de niños y niñas sean infinitas.

Así que recuerda, la adopción en Colombia, o adoptar va mucho más allá de “llevarse” un niño a tu casa. Significa amar al prójimo y guiar su camino. Dar nuevas oportunidades desde nuevas esperanzas. Pero adoptar también puede ser, adoptar la felicidad en ti para que de esta manera cada vez seamos más los que brindemos las mejores oportunidades a nuestros niños y niñas.

Te invitamos a ser parte de esta y otras iniciativas que tenemos, a través de nuestra página web o en nuestras redes sociales.

Recent Posts

Leave a Comment

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text.

Start typing and press Enter to search