Pobreza en Colombia

Cumpliendo sueños, un programa que te invita a soñar despierto.

Algo que se tiene como seres humanos y que es una capacidad única que se manifiesta a lo largo de la vida, es el poder proyectarnos en el futuro y saber lo que queremos hacer, sin importar si esa visión cambia o no en el camino. El saber que tenemos sueños por cumplir, metas por alcanzar, sin tener la certeza de que sean viables o no, e algo que nos mantiene con una actitud positiva constantemente y que nos hace saber que estamos vivos, aunque algunos de ellos resulte inalcanzables.  Este es el caso de millones de niños que al tener una condición de extrema pobreza en Colombia, cree y siente que no tiene la oportunidad que merece

Un niño, cuando empieza a tener conciencia y a tomar decisiones, manifiesta sus deseos que parten de una demostración de afecto, pasando por un juguete hasta la realización de su vida. Es común escuchar a un pequeño de 5, 6, 7 u 8 años decir: “yo cuando grande quiero ser… policía, bombero, médico, profesor(a), enfermera(o), cantante, actriz, actor…”. Sueños que para algunos se  van cumpliendo dependiendo de sus posibilidades, especialmente las económicas. Para otros, bajo el pretexto  y expresión de “algún día”, se les aplaza o simplemente ya no se les realiza por diversas circunstancias. Pero para muchos, y es un porcentaje significativo, no es viable alcanzarlo.

Este último grupo se ve afectado e “impedido” a cumplir sus sueños por condiciones sociales que le rodean. Pertenecen a la llamada población vulnerable, es decir, a aquella que está inmersa en esos problemas de carácter social, político y económico, dados por sus condiciones de pobreza a la que pertenecen.  La pobreza en Colombia, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), es una de las más significativas, apareciendo en los listados de esta entidad en el puesto número 14 dentro de los 134 países más pobres del mundo.

De acuerdo con el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), para el año 2015 se registran alrededor de 13 millones de personas que viven en la pobreza, es decir, el 27% de la población total.  Además de estos dos entes, se realizó un estudio por parte de la UNICEF al año 2014,  que revela que el 34% de los niños y niñas en el país, están entre la denominada pobreza multidimensional.

Como se puede ver, por las condiciones de pobreza en Colombia, 34 de cada 100 niños, no tienen la posibilidad de asegurar sus sueños cuando tienen limitados sus derechos fundamentales de vivienda digna, de educación, de salud y de recreación, entre otros. Si se toman otros estudios, muchos de ellos poseen capacidades extraordinarias que no pueden ser cultivadas por la falta de recursos. Es decir, líderes innatos, coeficientes altos, aptitudes especiales, etc.

Desde ahí parte el trabajo de las instituciones ya sean estatales o particulares que propenden el desarrollo de un país: poder garantizar, desde las instancias de la pobreza, que los niños, niñas y adolescentes, tengan garantía de sus derechos y se desarrollen de manera integral dentro de la sociedad y tengan las mismas posibilidades del resto de la población de asegurar su futuro. Es el sueño desde lo filantrópico, que en una mínima medida se logra cumplir. Cuestión de suerte, quizás, pero ojalá y no se tuviera que apelar a tal suerte sino que se estableciera como prioridades la seguridad en educación, alimentación, vivienda, recreación y salud para todos los niños y niñas de Colombia.

La Santa Alianza de Bogotá, (ASAB), en aras por combatir la pobreza en Colombia, ha hecho que se cumplan los sueños de niños, niñas y jóvenes sobresalientes y líderes en sus comunidades. Este es un programa innovador que pretende despertar en el grupo objetivo una vida “aspiracional”, concepto basado en sus aspiraciones, mostrándoles a estos soñadores  que existen oportunidades en la vida que pueden transformarse en una realidad.

Gracias a la alianza con empresas del sector público y privado, que han creído en el proyecto “Apuéstale a la felicidad”, para llevar a cabo el programa “Cumpliendo Sueños”, la población beneficiaria ha tenido la oportunidad de conocer lugares que quizás solo estaba en sus sueños sin ninguna trascendencia.  25 niños, niñas y adolescentes de diferentes departamentos del interior del país, en noviembre de 2014 pudieron cumplir el sueño de conocer el Mar Caribe, 35 niños, niñas y adolescentes de diferentes del interior del país, conocieron el Amazonas, logrando pasar la frontera llegando a Perú y Brasil, en noviembre de 2015.

Adicionalmente a estos grupos hemos conseguido que otros 35 niños, niñas y adolescentes de diferentes regiones de Colombia visitarán el Eje Cafetero en noviembre de 2016, 5 jóvenes líderes dentro de sus comunidades irán a la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia en julio de 2016, 5 jóvenes líderes dentro de sus comunidades harán intercambio dentro de un programa de voluntariado en Brasil en 2016. Otros jóvenes podrán cursar sus carreras universitarias, gracias a convenios y alianzas con universidades prestigiosas de Colombia.

Esta es la ficha de “Cumpliendo Sueños”:

  • Más de 4500 niños(as) y jóvenes, han sido beneficiados en los 23 años de la ASAB
  • Foco del proyecto busca calidad de vida y bienestar de carácter aspiracional.
  • Se ha contado con el auspicio de Avianca Niños por América – Fuerza Aérea Colombiana
  • Este proyecto se ha desarrollado a Nivel país (Colombia)

En la actualidad se está organizando la salida “Cafeteritos Rumbo al eje cafetero”, a realizarse en Noviembre del año 2016. Esto con el objetivo de brindarles a los niños en situación de pobreza en Colombia, la posibilidad de encontrar nuevos escenarios que puedan ser de alto contenido cultural y que puedan generar expectativas en ellos a largo plazo.

Start typing and press Enter to search