Fundación de niños en Bogotá

Filosofía de Santa Alianza de Bogotá

Se recoge  un principio de igualdad basado en Nelson Mandela cuyas palabras invitan a esa esencia que envuelve a la fundación y la filosofía de la Santa Alianza de Bogotá: “De la experiencia de una desmesurada catástrofe humana que ha durado demasiado tiempo, debe nacer una sociedad de la que toda la humanidad se sienta orgullosa”.

Conscientes de las dificultades que se presentan dentro de una sociedad marcada por intereses en los aspectos políticos, económicos, culturales y hasta religiosos, como una de las fundación de niños en Bogotá con mayor presencia, es inevitable dejar de presentar un alto grado de sensibilidad por las afecciones causadas en la humanidad, desde el ser más pequeño hasta el más adulto, y que hacen parte de la mayoría de la población, presentando profundos niveles de pobreza, marginación, discriminación y miseria.

Aspectos que vulneran la estabilidad de un país como Colombia, donde el conflicto armado, la desigualdad social, las políticas internas y la indiferencia son plato fuerte de cada día. Un país que se avista a un post conflicto incierto, que ojalá no fuese así, hace que algunos sectores sociales quieran trabajar de manera seria y responsable para mitigar dicha catástrofe a la que Mandela se refiere. Una catástrofe que involucra fuertemente a esos grupos humanos ya referidos y cuya esperanza la direccionan a quienes tienen la voluntad de querer cambiar dicha realidad.

Esa sensibilidad, notable por cierto, lleva a que la filosofía de la Santa Alianza de Bogotá construya caminos para querer cambiar una realidad que, ante los ojos de Dios y los de algunos seres realmente buenos en la tierra, no debería existir, si entre la susodicha democracia ponderara lo que reza: “…Se podría decir que se trata de un estilo de vida cuyas bases se encuentran en el respeto a la dignidad humana, a la libertad y a los derechos de todos y cada uno de los miembros de una sociedad”, (Concepto de Democracia).

Pero sabiendo de la dificultad que esto representa, en el país se desenvuelven actos reprochables en el día a día, engrosando cada vez más el flagelo de la desigualdad el cual redunda en la pobreza, el desempleo, la miseria y todas aquellas características ya mencionadas, afectando a los niños y niñas, hombres y mujeres de todas las edades, por lo que el papel de las fundación de niños en Bogotá con Santa Alianza se convierte en alivio para aquello seres afectados por la violencia y la desigualdad.

El amor, es el principio fundamental que rodea a la Fundación, es lo que mueve a que la filosofía de la Santa Alianza pueda trascienda y así mismo entregar resultados a la población beneficiada. Ese amor por los demás que nos caracteriza, sin ninguna pretensión, es lo que traza el éxito de la labor que por más de 23 años se ha venido desarrollando en cada uno de los proyectos y programas en educación, salud, recreación, espiritualidad y sueños que hemos puesto en práctica durante estos años: Programa Cumpliendo Sueños; Apuéstale a la Libertad; Apuéstale a la Educación; Rincón de Dios; Apuéstale a la Felicidad.

Cada uno con un propósito especial y de alto impacto dentro de los grupos focales y el entorno en el que se ejecuta en regiones como Bogotá y Cundinamarca, Meta, Boyacá, Caquetá y Putumayo, con proyección a otros departamentos del país.

La filosofía de la Santa Alianza, que se destacada entre las demás fundación de niños en Bogotá,  involucra a personas naturales y empresas reconocidas, porque como obra de Dios, es de todos y para todos, donde la acción de cada uno beneficia a la población focalizada: niños huérfanos de difícil adopción por su edad o condición, (se calculan más de 10.000 en el país); hombres y mujeres cabeza de hogar; hijos de hombres y mujeres privados de la libertad; jóvenes líderes que tienen pocas opciones de cultivar su liderazgo y sacar adelante sus talentos; y en general, aquellos que necesitan de la ayuda para poder darle alas a sus proyectos de vida.

En aras del amor, ese sentimiento que está en todas las personas que hacen parte de la Santa Alianza de Bogotá y que al involucrarse, de una u otra manera, se convierten en un Santo Aliado que le apuesta a cada uno de los programas y proyectos pensados con el mismo sentimiento que envuelve esta filosofía, se siguen cumpliendo los objetivos propuestos tratando de ir más allá de lo posible, porque como está escrito en el Libro Sagrado “Dios hace posible, lo imposible para el hombre” (Luc. 18,27), una Palabra que impulsa al ser a responder con la misma fuerza con la que Dios ha obrado en sus hijos.

Es ese amor por los demás, entonces, lo que se quiere transmitir a propios y extraños, ser ejemplo de bondad y de misericordia en medio de las dificultades, a mostrar que desistir no es una opción y que todos, como sociedad y como individuos, tienen una responsabilidad en el trabajo por la paz, la reconciliación, la justicia y la garantía de sus derechos fundamentales y constitucionales.

La filosofía de la Santa Alianza de Bogotá, invita a que toda la humanidad del planeta, se preocupe por el bienestar del otro, con amor y entrega, respetando las diferencias, porque no hay nada más bello que aceparse tal y como  se es, quererse para poder querer, ayudar sin pedir nada a cambio, practicar el don del servicio, contribuir a la transformación social para tener un presente y un futuro mejor, para heredar a las nuevas generaciones lo que actualmente se quisiera tener, sin ambiciones ni envidias, sin ansias de poder y con la conciencia realmente humana que en todo corazón debe existir. Este es el verdadero rol que debemos cumplir las fundación de niños en Bogotá.

Start typing and press Enter to search