Fundación de Bogotá.

Historia de la Santa Alianza de Bogotá.

El nombre “Santa Alianza”, ha significado en el mundo, el movimiento de  ideas revolucionarias que transformaron y llevaron a cambios radicales y  a nuevas oportunidades para la humanidad,  como  pacto de ayuda  mutua a fin de mantener los preceptos de justicia, caridad y  paz.  La historia de la fundación de Bogotá Santa Alianza comienza en 1991 en Colombia, preocupada  por crear un ambiente solidario, justo y de humanidad para las comunidades. Nace de una promesa, para servir a otros como acción de gracias a Dios, por una experiencia muy fuerte en sus fundadores.

Parte de una dolorosa lección de vida, en un grupo de jóvenes estudiantes universitarios, estables económicamente, un poco vanidosos e inmersos en el mundo social quienes son sorprendidos por un diagnóstico inesperado: una enfermedad catastrófica con cáncer de mama tipo III, en uno de sus integrantes. La angustia, el desconcierto, el desconocimiento de Dios, y al no estar preparados ante una noticia tan aterradora, los llevaron a que personas inescrupulosas se burlaran, con sus aparentes fórmulas mágicas prometiéndoles una sanidad que nunca llegaría, por lo que cada día, esta persona seguía empeorando.

Probaron con todo: la brujería, el esoterismo, el chamanismo, santería y todo lo que se les ocurriera, pero la situación era más caótica. Entre su delgadez y la caída del cabello de manera acelerada, parecía no haber ninguna esperanza y la fe se empobrecía más a cada momento. Hasta que un día, cansados de buscar la tan anhelada sanación, decidieron entrar a un templo eclesial y tomados de la mano pidieron ante el Santísimo para que la dejara vivir por un año más, y  como promesa trabajarían en la trasformación de sus vidas y por todas las personas que los necesitara. El milagro se hizo y Dios hizo presencia cumpliendo ante sus oraciones… “Él permitió que viviera por tres años más”.

En esta historia de la Santa Alianza, fundación de Bogotá, inicialmente se prestaba ayuda a ancianos, hombres, mujeres, niños, jóvenes y a todo el que llegara a las puertas de la Fundación. Se comenzó a establecer alianzas con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), en hogares de paso para niños;  con el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC), con reclusos y sus familias; Acción Social y EL Plan Mundial de Alimentos (PMA), en el programa mujeres gestantes y lactantes.

Los programas se extendieron llevando los proyectos a otros departamentos de Colombia como: Villavicencio, apoyados por la Diócesis de Granada, Meta; Cundinamarca, contando con el aval de la Diócesis De Girardot; Caquetá y Putumayo creando la Junta Pro-Tagua, la primera en el país compuesta por todas  las autoridades de la región y en beneficio del corregimiento de la Tagua. Desde luego, en Bogotá, con apoyo de las parroquias Santa Matilde, San Mateo, San Juan Bautista, Nuestra Señora Del Carmelo, Santa Isabel de Hungría, Nuestra Señora De La Visitación, San Bartolomé y Santa Elena, entre otras, trabajando también en ancianatos como: Hogar Santa Teresa Jornet y Hogar del Anciano en Mesitas.

Para el desarrollo de todos estos programas y proyectos se ha contado con el apoyo de empresas privadas como el Mago Lorgia; las Jugueterías Dismak de Colombia, Pelanas y Balones Cosmos; también cementeras, fábricas de colchones, ladrilleras, fábricas de pinturas, pisos Pavco, Permoda, Modanova, Bossi y Avianca, y muchos más empresas que, con sus grandes o pequeños aportes, han ido consolidando el desarrollo social de la Santa Alianza de Bogotá. Así mismo, los programas y proyectos se extendieron hasta Centro América en Costa Rica, Nicaragua, y Panamá.

De esta manera, han pasado 23 años de arduo trabajo de esta fundación de Bogotá, y el primer paso para avanzar en este camino como “Misioneros de Dios”, fue transformar las vidas de quienes emprendieron esta noble labor en todo sentido, para poder servir y trasformar a otros, base fundamental del éxito de cada uno de los proyectos.

Desde hace 10 años, para seguir en la construcción de la historia de la Santa Alianza de Bogotá, se reestructuró su marco estratégico a tres objetivos principales:

  1. Desarrollar Programas y proyectos dirigidos a la primera infancia, adolescencia y juventudes, sin distinción de género, raza, condición, credo u otros, de tal manera que la Inclusión Social esté inmersa, enfocados en el desarrollo educativo, construcción de familia y salud, estableciéndose como principios de bienestar y desarrollo.
  2. Aportar bienestar a padres o madres cabeza de familia.
  3. Empoderar a los miembros de las comunidades para que se conviertan en multiplicadores en la aplicación y ejecución de los diferentes programas y proyectos que se implementen en la ASAB.

Una historia que se sigue construyendo, porque el compromiso es grande, no sólo con quienes se han beneficiado y los que participarán de ello, sino con la espiritualidad que acompaña a sus fundadores. La fe en Dios es motor fundamental en todo este proceso al que gracias a Él siguen uniéndose más personas, tanto en lo individual como en lo colectivo, a través de sus empresas, en lo público y en lo privado, creyendo en los programas y proyectos y apostándole de manera decidida a cada propuesta que se lleva a la realidad en pro de las personas que lo han necesitado.

La historia de la Santa Alianza como fundación de Bogotá, seguirá creciendo día a día, gracias a cada una de las campañas adelantadas a través de los medios de comunicación digitales, que han abierto puertas para hacerse más visibles en lo local, regional, nacional y global, por medio de las nuevas tecnologías y lo que de aquí se desprende: en internet (página web, redes sociales, blogs, canales de video); telefonía móvil (What´s App y otras aplicaciones). Todo en aras de cada uno de los proyectos que se desarrollan en la ASAB.

 

Start typing and press Enter to search