Apuéstale a la educación” por la Educación en Colombia

Educad al niño y no será necesario castigar al hombre”. Si esta frase que Pitágoras expuso hace más de 500 años se hubiese puesto en práctica en todos los círculos de la sociedad y durante este tiempo, no se presentarían las serias dificultades políticas, sociales, económicas, religiosas y culturales que se vivencian en la actualidad. Los índices de pobreza registrarían otros indicadores y se vería con mayor frecuencia acciones de paz, fraternidad, solidaridad, progreso y demás, que cubrirían el grueso de las noticias alrededor del mundo. No sería difícil hablar de verdadera paz y la desigualdad social sería un concepto muy remoto.

Pero la realidad es distinta cuando se habla de países pobres, cordones de miseria, población vulnerable, desigualdad social, altos índices de analfabetismo, difícil acceso a la escolarización, etc. Todo esto tiene un origen: la falta de educación. Es imposible pensar que un país que aún tiene dificultades para garantizarle a los niños, niñas y jóvenes, uno de los derecho humanos e individuales más básicos, pueda convertirse en un verdadero ejemplo de sociedad civilizada, en la que los seres que la componen tienen los argumentos necesarios para decidir, votar y actuar libremente sin violentar los derechos del otro.

La Santa Alianza de Bogotá (ASAB), preocupada por las dificultades que presentan niños, niñas y jóvenes para acceder a la educación en Colombia, sustancialmente en básica secundaria, tecnológica y profesional, ha desarrollado un programa que brinda apoyo a jóvenes de difíciles condiciones económicas, pero con características de liderazgo al interior de sus comunidades, para que puedan acceder a una educación de calidad que le permita romper con el círculo de pobreza en sus familias y convertirse en los primeros bachilleres, técnicos y profesionales que aporten a una la construcción de su propio hogar y sociedad.

Se trata de “Apuéstale a la Educación” un programa que tiene como objetivo “apoyar a jóvenes que son líderes y personas sobresalientes en sus comunidades para poder acceder a la educación primaria, secundaria y superior universitaria y que no cuentan con los recursos para lograr este fin”. Este programa busca generar un impacto psicosocial a nivel individual y comunitario transformando las vidas de los beneficiados y aportarle de esta manera a mitigar los problemas de acceso a la educación en Colombia; y es que en el país, sabiendo que la educación es un derecho, garantizarlo ha sido un enorme reto. Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Colombia está a medio camino de garantizar este derecho de manera equitativa.

Con el reto que se ha impuesto el Ministerio de Educación Nacional: “lograr que Colombia sea el país más educado de América Latina en diez años”, el Gobierno nacional ha destinado 28.9 billones de pesos para respaldar programas como “Ser pilo paga”, que exige unos altos resultados en las pruebas Saber. Aunque se ha beneficiado un importante número de personas con este programa para poder acceder a la educación superior, otro número de jóvenes mucho mayor quedan sin recibir esta ayuda, pues el resultado no le alcanzó por lo más mínimo. Además que no es mucho lo que se puede exigir cuando los colegios tampoco están al nivel de entregar buenos resultados como los que se exigen.

De ahí que estos estudiantes que son los que viven en ciertas condiciones de vulnerabilidad, y no alcanzaron lo requerido, quedan sin la oportunidad de llegar a las universidades públicas y mucho menos a alguna privada. Esta es la población que le interesa a organizaciones del orden no gubernamental que busca el patrocinio de empresas, instituciones, entidades nacionales e internacionales para cubrir sus estudios profesionales y desarrollo de talentos artísticos y científicos, entre otros. La ASAB, con el programa “Apuéstale a la Educación”, es una de ellas, gestionando los recursos que patrocinen estudios y desarrollo de talentos a niños, niñas y adolescentes en condiciones de vulnerabilidad apremiantes.

La siguiente es la ficha técnica de lo que se ha realizado en los 23 años de la ASAB, para mitigar el flagelo de la falta de educación en Colombia para la población en edad escolar y profesional. Así mismo, cobertura en otros niveles de educación no formal que involucra a los niños, niñas y adolescentes con sus familias, permitiendo descubrir sus potencialidades y gustos para el futuro:

Apoyos

1. Ayuda a niños con excelencia académica y buena conducta en colegios privados como el Instituto Infantil y Juvenil durante tres años. 6 estudiantes.

2. Envió de recursos económicos para el sostenimiento de niños en las escuelas en Mozambique – África

Educación superior

1. Avalando a jóvenes, para participar en el programa “Cadetes por una Semana” de la “Escuela Naval De Cadetes Almirante Padilla” de la ciudad de Cartagena.

2. La Asociación Santa Alianza está en la búsqueda de convenios con algunas universidades prestigiosas del país para el desarrollo de talentos musicales. 2 jóvenes.

Intercambio: Voluntariado Social

1 Joven en Atlanta

1 Una Joven en Orlando, “Construyendo familia y apoyando a la Santa Alianza en el programa cumpliendo sueños para llevar los niños a Disney”.

Jóvenes, rumbo a Brasil

Actividad actual

Educación informal en Comunidades: Mujeres gestantes y lactantes

Beneficiarios: mujeres adolescentes

Cantidad: 280 mujeres y sus hijos.

Foco del proyecto: calidad de vida, bienestar y educación.

Otros beneficios:

Se entregaron 5 toneladas de alimentos básicos en alianza con el Plan mundial de alimentos. Este proyecto se ha desarrollado en Bogotá: Ciudad Bolívar y barrio Caracolí.

La Santa Alianza de Bogotá trabaja incansablemente por garantizar que la primera infancia y adolescencia en condiciones vulnerables, tenga nuevas y mejores oportunidades en temas de escolarización y preparación profesional, para que así la brecha que existen en temas de educación en Colombia sea cada vez más pequeña.

Start typing and press Enter to search