¿Cómo afecta la pobreza en Colombia a nuestros niños?

 In Blog

¿Qué pasa cuando más allá de decir que los “niños son el futuro de nuestra sociedad” nos damos cuenta que no estamos haciendo lo suficiente por ellos? ¿Cambiarías algo de lo que haces ahora por mejorar la condición de vida de cientos de pequeños que viven con muy poco a causa de la pobreza en Colombia? ¿Hasta dónde serías capaz de llegar?

Estas son preguntas que claramente no son fáciles de responder, pues de alguna manera nos hemos acostumbrado a pensar en el beneficio propio o de nuestra familia, y no en el colectivo, en el que realmente debería importar, pues cuando garantizamos que como sociedad estamos funcionado de forma correcta, aseguramos que nuestro entorno familiar y personal también lo están.

Para ninguno de nosotros es una verdad oculta que, desafortunadamente, las riquezas en nuestro país están repartidas de una forma poco equitativa y que muchas personas han tenido que vivir en la pobreza a causa de la mala administración de los dineros públicos, de la guerra y por supuesto de la corrupción. Esta es una realidad que hoy en día nos afecta, a pesar de haber comenzado de alguna manera a cambiar nuestra situación social, con la que vivimos más de 50 años en conflicto armado y que por encima de cualquiera, afecta mucho más a los niños, niñas y adolescentes en Colombia.

La población infantil es sin duda alguna la más vulnerable a los ciclos de la economía recesiva (pobreza). Este fenómeno no solo afecta sus posibilidades de supervivencia en un hogar donde en su mayoría son más niños que adultos, sino que además limita sus opciones de contar con una educación, servicios en salud e infraestructura pública a causa de la poca inversión que se hacen a estas estructuras, indispensables para el desarrollo de cualquier ser humano y mucho más a una temprana edad, donde se necesita de la protección del hogar y la del Estado para garantizar un óptimo crecimiento y cumplimiento de los derechos de la población infantil y adolescente.

Las consecuencias de las crisis que se presenta a nivel socio-económico en estas estructuras, inciden en aspectos claves para el sostenimiento de la vida, tal como lo es el simple acceso a los alimentos, pero además de esto es un impedimento para el ejercicio de capaces necesarias para el desarrollo humano. Por esta razón es más que imprescindible que comencemos a hacer un seguimiento de los que está pasando en nuestro país, entender cómo afecta la pobreza en Colombia a la población infantil y qué podemos comenzar a hacer para contrarrestar los efectos negativos que ésta tiene sobre los niños.

La población infantil ocupa casi el 35% total de habitantes en nuestro país, de acuerdo a las cifras entregadas por la organización Red de Paz, razón por la cual es más que necesario mencionar que somos nosotros quienes estamos en deuda con ellos, porque debemos garantizar su futuro y la protección de sus derechos. Pero esto claramente no se cumple y existen situaciones claras que lo demuestran, además de la pobreza, el poco acceso a la salud y educación.

Una de ellas es el TRABAJO INFANTIL. Aunque parezca que esta es una situación muy alejada de nuestra realidad, es una problemática social más que latente. Los niños que viven en zonas rurales son los más afectados por este escenario, pues se dedican a actividades del campo y el agro sin posibilidades de asistir a un colegio o escuela que les brinde una preparación adecuada para obtener mayores oportunidades de educación profesional y de trabajo. En las grandes ciudades también podemos ver este panorama, padres que no cuentan con lo suficiente para sus hijos y por ende, los niños terminan involucrados en actividades del comercio. Pero por si fuera poco el desplazamiento también ha generado otra forma de explotación laboral para la población infantil pues se ha empezado a considerar que los infantes utilizados para recibir limosnas también están desempeñando una actividad laboral, teniendo en cuenta que el dinero recogido va para un adulto que lo obliga a trabajar.

El AUMENTO DE LA POBLACIÓN ADOLESCENTE a centro de reclusión o de responsabilidad penal para adolescentes es otro claro síntoma de la pobreza en Colombia y de que no estamos garantizando la protección de sus derechos. Los jóvenes que se ven involucrados en actividades delictivas como el consumo y distribución de drogas, robos, extorsiones y otros aún más graves, hacen parte de una zona demográfica vulnerable, de hogares rotos, abusos familiares o con pocas oportunidades de crecimiento en valores, lo que los impulsa a tomar la decisión de participar en bandas criminales.

Nuestro objetivo en la Santa Alianza de Bogotá es garantizar de alguna manera que las próximas generaciones puedan contar con la protección de sus derechos, para que podamos comenzar a erradicar la pobreza en nuestro país. Si recuerda las preguntas que hacíamos al comienzo, esta es una oportunidad para que usted comience a hacer parte del cambio y pueda ayudarnos a dar soluciones a los niños y niñas que tanto lo necesitan. Haga parte de nuestra organización, usted puede elegir si desea ayudarnos en nuestra labor con su participación directa o si lo prefiere puede hacer donaciones a través de la opción que también se encuentra en nuestra página web.

Recuerde que la Santa Alianza de Bogotá está al 100% comprometida con la niñez y adolescencia en Colombia a través de diferentes programas que se articulan para crear un mejor futuro para nuestros niños. Trabajamos con población infantil y joven de difícil adopción que no cuentan con el respaldo para su desarrollo y crecimiento integral, así como en la restauración de familias a través de los más pequeños que han sido víctimas de las actividades ilegales y que sus padres se encuentran privados de la libertad. A través de estos programas esperamos comenzar a cambiar el panorama de la pobreza en Colombia.

Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search